¿Cuál es la mejor traducción española de la Biblia?

Como respuesta global, se debe juzgar la traducción más apropiada a partir de los propósitos de lectura de cada uno. La liturgia pública tiene por lo general un tono más solemne; por ello, las traducciones muy coloquiales de la Biblia pueden no ser apropiadas para ese contexto. La lectura privada, por otra parte, con el propósito de la reflexión y el refrigerio espiritual se ayuda a veces mejor con una traducción cuyo texto tenga una disposición intuitiva y fácil de leer. Cuando se pretende una lectura cuidadosa o de estudio, que es la que nos interesa aquí, se debe reconocer que a veces los autores bíblicos no escribieron claramente: los textos originales contienen ciertas frases ambiguas o de difícil comprensión. En algunos casos los traductores tienen que hacer conjeturas sobre el significado. Pero deben escoger entre traducir literalmente y conservar la ambigüedad del original, o verter libremente y resolver la ambigüedad. Una traducción libre, pues, representa una elección por parte del traductor respecto a lo que él cree que significa un pasaje obscuro…, en realidad ha introducido un comentario en el texto traducido. Tal producto, aunque de fácil lectura, es más difícil para propósitos de estudio. Por ello recomiendo en general versiones relativamente literales.

Entre las traducciones al castellano de los últimos años podemoscitar cinco, que han tenido amplio eco y difusión:

- Versión de E. Nácar Fuster y A. Colunga (Madrid, 1944), de amplísima difusión, escrita en un castellano muy legible y con notas de estilo tradicional.

- La Biblia de Jerusalén (Barcelona, 1967, con sucesivas actualizaciones). Fue editada originalmente en francés. Con un buen aparato de notas y pasajes paralelos; la edición española de esta Biblia presenta una traducción de los textos a partir de los originales hebreo, arameo y griego, pero tiene en cuenta las lecturas de la versión francesa e incorpora sus notas.

- Versión de J. M. Bover-F. Cantera (Madrid, 1947), de lenguajeun tanto duro y poco brillante, pero de excelente literalidad. Ha sido revisada profundamente en 1975 por M. Iglesias González en colaboración con G. Bravo, C. Carrete, N. Fernández-Marcos y A. Sáenz-Badillos. Tiene notas críticas al texto con lecturas variantes.

- Casa de la Biblia (Madrid, 1967). Traducción que busca más la comprensión que el rigor; ha sido actualizada en 1988 (NT) Y 1991 (AT).

- Nueva Biblia Española. Versión dirigida por L. Alonso Schokel y J. Mateas junto con un destacado grupo de escrituristas. Su castellano es excelente y tiene una moderna concepción de la traducción (dinámica) que busca acercar con todo rigor científico el sentido antiguo allengl!aje moderno. En 1987 apareció la traducción actualizada del NT de esta Nueva Biblia con introducciones y notas abundantes a manera de comentario teológico-literario condensado.

En general, de acuerdo con el propósito de cada uno (estudio, oración, lectura pública) debe escogerse cuidadosamente la versión. Ninguna traducción es perfecta, y los lectores pueden aprender mucho comparándolas entre sí.

Del libro “Introducción al Nuevo Testamento” de Raymond E. Brown

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.